Chile / Brasil / Francia

Danza

Lunes 4 de septiembre
22 hs
El Portón de Sánchez

Entrada $50 con reserva previa en
reservas@arqueologiasdelfuturo.com


Una vez asumidas como ficción, estas partituras hacen que las palabras se vuelvan gestos y así, den pie a la creación de danzas autónomas en relación a las fuentes que las generaron. Cuando nos apropiamos del poder de las palabras y de su potente capacidad para generar gestos, estas danzas que nunca habíamos visto, dieron lugar a una historia de desfase entre los intérpretes como prolongación del desfase vivido entre el tiempo, las palabras y las sensaciones, el teatro y la nostalgia.
Época no se refiere a una categoría cronológica sino más bien cualitativa en la cual, elementos de interpretación son puestos en juego para activar una historia íntima y viva, tal vez perdida u olvidada en el pasado simbólico de nuestro recorrido de bailarines- intérpretes.
La danza se considera aquí como una manera cruda y directa de visitar y avivar un archivo que incesantemente busca en nuestros presentes su insistente vitalidad.
Época buscará entonces la magia del enigma, del misterio, de la fuerza del instante y de su esforzada renovación constante como fundamento del movimiento actuado.

Epoca incluye las siguientes danzas :
La subversión de 1920, El horror de 1929, La extravagancia de 1926, El misterio de 1996, La conquista de 2001, El vértigo de 1968, La dominación de ?, La euforia de 1925, La creencia de 1965, La resurrección de 1973, El vicio de 1922, La lascivia de 1917, El goce de 1927, El sueño de 1929, El extasis de 1920, La desobediencia de 1924 y El desbordamiento del 2015.


Coreografía e interpretación: Volmir Cordeiro y Marcela Santander Corvalán
Iluminación: Maël Guiblin / Abigail Fowler
Acompañamiento y difusión: Margot Videcoq
Coproducción: Le Quartz, Scène Nationale de Brest
Con el apoyo de: Ménagerie de Verre (Paris), Casa do Povo (São Paulo – Brasil), LE CND – Un centre d’art pour la danse

Duración: 55 minutos

Compuestas por el éxtasis, el goce, la subversión, la lascivia, el horror, la extravagancia, la dicha , las danzas en las que trabajamos requieren una intensa capacidad de pasar de un estado anímico a otro y de representarse atrevidos guiones imaginarios. Sin descuidar el desarticular, distender y sacudir la carne. Para cada emoción, se ha creado un programa de facultades imaginarias para poder visibilizar presencias específicas, naturalezas de habilidades variadas y modos de sentir interdependientes.
Época es un estudio, un inventario de las danzas en las que mujeres artistas del siglo 20 cuestionaron cierta forma de representar gestos deformes, subversivos.
Comenzamos leyendo textos que las creadoras describen sobre estas danzas, para luego transformar estos escritos en partituras cortas.